martes, 20 de octubre de 2009

HISTORIA DE LA SEMIÓTICA

HISTORIA DE LA SEMIÓTICA


El actual término “semiótica” remite a una muy larga historia de búsquedas y exploraciones en torno al complejo fenómeno de la significación o de las situaciones significantes, que han desembocado en las actuales prácticas de desmontaje, de la más diversa índole, aplicadas a distintas configuraciones culturales, interesadas en los sistemas y mecanismos de la significación.
Charles Sanders Peirce fue, al parecer, el primero en usar el término semiotic, aunque fue otro estadounidense -Charles William Morris- quien realizó el primer proyecto completo para una semiótica
Charles Sanders Peirce, la "semiótica" es la que debería incluir a las demás ciencias que tratan de los signos en determinados campos de uso o del conocimiento. Este pensamiento es coherente con el hecho de que la semiótica se plantea como la ciencia básica del funcionamiento del pensamiento, intentando responder al interrogante de cómo el ser humano conoce el mundo que lo rodea, cómo lo interpreta y cómo crea conocimiento y lo transmite. Por esto, la semiótica ha llegado a ser planteada como la ciencia de las ciencias rivalizando con la epistemología

El punto de partida a principios de los sesenta era el análisis de sistemas de signos relativamente simples. El contenido de las primeras publicaciones colectivas muestra claramente que en la primera etapa de investigación la atención se centraba en fenómenos semióticos sencillos (como sistemas de comunicación no-lingüísticos, lenguajes artificiales, cartomancia, etiqueta, ajedrez, ritos, etc.). De acuerdo con el saber convencional predominante, un sistema dado se creía haber sido reconocido suficientemente cuando los investigadores descubrieran: un conjunto de unidades elementales vocabulario y las reglas de conexión entre esas unidades en el texto.
El concepto de cultura como una masa de sistemas de signos inequívocos era una falacia. En realidad, todos los fenómenos sígnicos existen sólo en virtud de su inmersión en un continuo específico. Lotman propuso llamar a este último ‘semiosfera’. La semiosfera es el espacio semiótico fuera del cual es imposible la existencia misma de la semiosis. La noción de semiosfera supone que todos los fenómenos semióticos están implicados en el tiempo y la historia. Así que no deberíamos asombrarnos cuando Lotman llama a la semiótica de la cultura en su forma madura “la semiótica histórica de la actividad intelectual del hombre

Lotman y a Boris Uspenski, dos figuras eminentes en la semiótica contemporánea que dedicaron mucha energía para explicar el mecanismo de los procesos históricos y los problemas relacionados con sus presentaciones verbales, Uspenski fue el primer semiótico entre los miembros del grupo de Tartu-Moscú que planteó el problema de la semiótica de la historia. Como recordamos, lo hizo en su conocido artículo Historia sub specie semioticae (1976).Uspenski está interesado en situaciones donde hay conflicto entre varios lenguajes en los que los signos sociales se convierten en una fuente de controversias dramáticas.


Luz Elena Villegas Sanchez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada